Blogia
IMPULSO Estado de México || Sección Cultural

El vaso de Tlalpizáhuac: lenguaje simbólico ahora en Toluca

El vaso de Tlalpizáhuac: lenguaje simbólico ahora en Toluca

La pieza formará parte del acervo del Museo de Antropología del IMC a partir de hoy

Silvia Márquez / Toluca

El Museo de Antropología del Instituto Mexiquense de Cultura recibirá hoy un vaso proveniente de Tlalpizáhuac, mismo que se convertirá en una de las piezas más importantes del acervo museográfico. Es por eso que IMPULSO platicó con el Arqueólogo Víctor Osorio, Director del Museo, quien habló de las características de la pieza, así como la relevancia de su llegada a nuestra ciudad.

Según Osorio, "el vaso de Tlalpizáhuac muestra un bajo relieve hecho a través de un sello donde se ven dos personajes que están de frente, uno identificado como el dios de las lluvias, Tláloc, pareciera estar vertiendo agua de una vasija y el otro porta una coa que a la vez es un bastón de mando que está colocado encima de un grano de maíz. Los arqueólogos que escribieron sobre este vaso han interpretado que es una ceremonia ritual de siembra. Vemos también que están encima de unos seres zoomorfos que están representando el monstruo de la tierra y por encima de ellos hay dos serpientes celestes que están representando el aire, como si estuviera en tres planos".

¿Cuál es la relevancia de esta pieza?

Lo más importante de este vaso es que fue localizado en excavaciones arqueológicas controladas y realizadas por el Instituto Mexiquense de Cultura en el municipio de Ixtapaluca en 1989. Tlalpizáhuac se encuentra en el kilómetro 24 de la carretera de la salida a Puebla y es un sitio que corresponde alrededor del año 1000. El vaso se encontró como ofrenda de un entierro múltiple donde había 11 esqueletos humanos y uno de ellos tenía el vaso. También es especial porque pocos sitios arqueológicos de esa época han sido excavados sistemáticamente. Estamos hablando que en el año 1000, después de que la gran ciudad de Teotihuacán sufrió un colapso, lo que ocasionó su caída, su abandono paulatino, surgen nuevos asentamientos humanos lo que trae consigo nuevos sitios arqueológicos en el oriente del estado; también sabemos que Cacaxtla y Cholula en Puebla crecen y Tlalpizáhuac se encuentra en el punto de comunicación y de paso hacia ese rumbo, entonces recibe las influencias de todos lados. Este vaso, por su barro y técnica decorativa, es una imitación de vasos encontrados en la zona maya, pero en cuanto a su contenido, su iconografía y los personajes que están representados, se aproxima mucho a lo tolteca. De este periodo, entre el año 700 y el 1000, todavía tenemos muchas dudas sobre lo que pasó. Ya para el año 1000 tenemos cierta información escrita, pero hacia atrás nada más lo que nos puede decir la excavación arqueológica.

En el grabado, uno de los personajes lleva una especie de pectoral que tiene el glifo ik, que es típico de la zona maya y el otro personaje tiene una cuenta redonda. Esta iconografía nos está mezclando varias cosas; nos hace pensar que se muestra el culto a Quetzalcóatl, que decía el Dr. Peña Chang, inicia en Xochicalco, ya que el personaje que representa a Tláloc se muestra con una menor jerarquía, entonces quizás es el momento en el que se está difundiendo todo este culto.

Para ese periodo y en el Estado de México, el vaso es una de las piezas principales porque tenemos muchos objetos, pero la riqueza en iconografía que nos muestra el vaso es bastante grande. La historia de Mesoamérica se construye a pedacitos y este vaso es una parte del rompecabezas que ya nos da más elementos.

De 1989, que se encontró el vaso, a la actualidad ¿en dónde estuvo?

Ha andado por muchísimas exposiciones internacionales. Ahora viene del museo Guggenheim en Chicago donde permaneció entre 2004 y 2005. De acuerdo a la ley federal de monumentos y zonas arqueológicas, todo el material arqueológico se encuentra bajo resguardo del INAH, sin embargo, las gestiones del Ing. Agustín Gasca Pliego, han logrado que ese vaso pase a formar parte del acervo de este museo. Estamos recibiendo una pieza estrella, algo que engrandece al museo.

¿Se convertirá en la pieza central del museo?

En una de las piezas centrales. También tenemos el Panhuehuetl de Malinalco, el Ehécatl de Calixtlahuaca, una pieza olmeca de Toluca, en fin, enriquece más el museo.

¿Quién hará la entrega del vaso?

La directora del centro INAH Estado de México, la arqueóloga Teresa García García, se le entregará al Ing. Gasca Pliego.

¿En qué sala lo colocarán?

El museo tiene 22,000 años de historia y va en una secuencia cronológica. Ya tenemos otras piezas de Tlalpizáhuac y el vaso será la pieza estrella de la sala prehispánica en la parte del año 1000.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

fb -

dggf

arqueologa -

Corrección me parece que el Dr. Peña Chang no existe, sus apellidos correctos son Piña Chan

Alejandro Tovalín Ahumada -

Aclaración sobre el año y trabajo arqueológico en que se excavó y rescató el vaso de Tlalpizáhuac. Un servidor, arqueólogo Alejandro Tovalín, fue el responsable de los trabajos del Rescate Arqueológico Tlalpizáhuac, llevado a cabo en 1987 bajos los auspicios del INAH en el Estado de México. Fueron precísamente a lo largo de estos trabajos en que bajo mi dirección apareció el Vaso de Tlalpizáhuac y no en 1989, cuando también dirigí el Proyecto Arqueológico Tlalpizáhuac, bajo el aval académico del Arqueólogo Ricardo Jaramillo y con el auspicio del Instituto Mexiquense de Cultura. Reciban un cordial saludo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres