Blogia
IMPULSO Estado de México || Sección Cultural

Ensamble Ónix, entre la pureza y la calidad

El quinteto de música contemporánea se presentó en el Aula Magna de la UAEM, logrando una noche de contrastes y deleites sonoros

Silvia Márquez / Toluca

Precedidos de éxito y críticas favorables en México y el mundo, llegaron uno a uno vestidos de negro con rostros un tanto serios. El silencio permanecía expectante entre las miradas de los asistentes. Minutos después de las 19:00 horas, los cinco integrantes del Ensamble Ónix salieron del camerino improvisado y ocuparon sus lugares en el escenario.

De pronto todas las palabras se borraron cuando la música comenzó a hablar; a veces a media voz, otras a gritos o incluso susurros que inundaban el Aula Magna de la UAEM.

Smash, obra de Jennifer Higdon, abrió la noche. Al principio un acercamiento difícil entre los ejecutantes y el público, que, integrado en su mayoría por jóvenes, se cuestionaban los alcances de los instrumentistas que tenían frente.

Y es que los contrastes de la música contemporánea se prestan para dudar, para ir de la mano del compositor y los intérpretes al borde del abismo. Una nota en falso y todo se va al fondo. Velocidad en las manos al piano, clarinete y flauta; vértigo en los arcos del violín y el cello y seguridad en el Ensamble Ónix.

Los exquisitos silencios permitían escuchar el golpeteo de la sangre y tomar un respiro antes de seguir el camino inexplicable que ofrecían las obras seleccionadas para la velada.

El estreno mundial de la obra de Georgina Derbéz, "For those who secretly listen", mostró la capacidad expresiva del ensamble, logrando emocionar a la compositora presente en la sala. Claroscuros y matices auditivos cuidadosamente llevados fueron el común denominador del universo sonoro que abrió Ónix y que llegó a la piel de cada espectador.

La segunda parte del concierto ofreció mayor intensidad, o tal vez, un entendimiento que permitía la cercanía con la interpretación de las obras de Gabriela Ortíz, Eduardo Gamboa y Armando Luna.

La experiencia de palpar la música contemporánea deja los sentidos despiertos. La experiencia de escucharla en manos de profesionales comprometidos con el arte deja los sentidos satisfechos.

Alejandro Escuer, flautista y director de la agrupación, ofreció unas palabras a los asistentes y unas más a los lectores de IMPULSO, mismas que presentaremos en nuestro próximo número.

El ensamble Ónix cosechó ríos de aplausos. De nuevo caminaron por el escenario buscando la salida del recinto y que significa el próximo paso: una gira por ciudades estadounidenses. Esta vez, su rostro dibujaba una sonrisa.

 

----

Programa del concierto

Smash, Jennifer Higdon

For those who secretly listen, Georgina Derbéz

Paramell VI, Steve Montague

El águila bicéfala, Gabriela Ortíz

Onicem Ioqum, Eduardo Gamboa

Pasatiempo concertante, Armando Luna

Ónix está integrado por:

Alejandro Escuer, flauta

Viktória Horti, violín

Krisztina Deli, piano

Fernando Domínguez, clarinete

Edgar Espinoza, cello

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres