Blogia
IMPULSO Estado de México || Sección Cultural

Espíritu musical argentino se hizo presente en Toluca

Espíritu musical argentino se hizo presente en Toluca

El dúo de guitarristas de Javier Bravo y Silvana Saldaña tuvo un intercambio con estudiantes del COMEM antes de poner punto final a su gira mundial y regresar a Argentina

Por: Silvia Márquez / Toluca

Estudiantes de guitarra del Conservatorio de Música del Estado de México (COMEM) compartieron un día entre los sonidos, técnicas y sentimiento musical argentino en manos del dúo de guitarristas clásicos Javier Bravo y Silvana Saldaña, quienes estuvieron de visita en nuestra ciudad la semana pasada antes de finalizar su gira por Estados Unidos y México en Morelia.

El dúo Saldaña-Bravo, empezó en la guitarra a los nueve y siete años respectivamente, para después, a los trece obtener su ingreso al Conservatorio "Manuel de Falla" de Buenos Aires, Argentina.

Después de un recorrido como solistas y la grabación de los materiales discográficos "España: de Albéniz a Paco de Lucía" (J. Bravo) y "Música argentina y latinoamericana" (S. Saldaña), es el año 2000 el que los unió como dúo, y a partir del cual se han presentado en diversos países en donde trabajan con un repertorio que corre desde lo barroco hasta la música contemporánea.

Actualmente trabajan con "A dúo", disco en el que "tratamos de poner diferentes estilos, con respecto a lo que estamos haciendo" dijo Javier Bravo.

Poco después de la clase magistral en el COMEM y su concierto en el auditorio "Silvestre Revueltas" de la misma institución, IMPULSO conversó con ambos guitarristas, quienes definieron su quehacer musical dentro y fuera de Argentina.

Precisamente el tema de un ícono en los géneros musicales del país sudamericano, el tango, fue uno de los primeros que se presentaron en la mesa y ante lo que Javier Bravo respondió que aunque ellos se insertan en la guitarra clásica, saben que el tango es un género "muy importante (...) Nuestra propuesta es usar elementos de la guitarra clásica y de la guitarra popular -como los del tango-. Tratamos de involucrar más lo que es la guitarra clásica sin perder la esencia del ritmo y de la forma de tocarlo".

Ante la pregunta "¿es el tango un estigma para un músico argentino?", Silvana Saldaña dijo que la palabra "estigma" puede ser interpretada "como algo que es por obligación" y para ellos el tango es "un gusto".

Bravo opinó que la relación de la gente con el tango tuvo "momentos de quiebre (...) cuando la gente estaba contra el tango por los años setenta, salvo Piazzolla, aunque en Argentina no era muy bien visto, la gente decía que eso no era tango. En esa época los que fueron más renovadores buscaron un camino fuera de Argentina saliendo de lo que es el tango tradicional. A partir de los ochenta se empezó a perder tanto fanatismo por lo tradicional. Ahora, que somos generaciones que no vivimos el tango en su esplendor total, podemos verlo de otra manera, lo tomamos como base y podemos usar otras influencias y darle otro tipo de desarrollo".

Al respecto de las transformaciones, hizo referencia a la música de fusión, por lo que "el panorama ya es otro".

Bajo ese contexto, ambos guitarristas cuentan con un perfil particular, pero a la hora de hacer frente a la carrera musical en Argentina, "tratamos de unir la carrera como concertistas y tener una presencia en la docencia (...) a la vez tenemos que hacer otras cosas, por ejemplo yo también compongo y hago arreglos" explicó Bravo.

Asimismo, el panorama en su país de origen del desarrollo artístico en general, y musical, en particular se vislumbra difícil "porque no hay mucho apoyo".

El punto de vista de Javier es que "para tener cierto desarrollo como músico se debe tener mucha constancia y un poco de testarudez. Como siempre hay mucha gente que tiene muchas aptitudes pero que no tiene esa testarudez para no dejarse vencer por nada", lo que fue complementado por Silvana, quien habló de la constancia, "porque hay que luchar contra cosas en el ambiente que no van, obstáculos que hacen que la música se vaya dejando de lado".

Su llegada a México corresponde a una invitación hecha por el guitarrista Francisco Gil, concertista, investigador y docente en Toluca y Morelia, y a quien conocieron en Brasil y ahora se convirtió en su anfitrión.

Ambos músicos explicaron dicha relación con base en la unión de la comunidad de guitarristas en todo el mundo, porque "la relación entre los músicos, va ayudando a viajar y a conseguir lugares en donde tocar y ahora nos trajo al Conservatorio de Música del Estado de México y después a Morelia", todo "combinado con el viaje que hicimos por Estados Unidos (con presentaciones en Connecticut y Long Island) gracias a otra persona que conocimos en Brasil. De esta manera podemos ir armando nosotros mismos una pequeña gira".

En su regreso a Buenos Aires, el dúo tocará con una orquesta de cuerdas de esa ciudad y estrenarán una obra de Javier Bravo.

El recorrido musical y la investigación en la guitarra no termina ahí. Ambos continuarán explorando el repertorio para guitarra, mismo que consideran que "tiene mucho futuro" porque "es un momento muy importante para ese instrumento por toda la cantidad de gente que está trabajando en todo el mundo y las obras que se están componiendo. Yo lo comparo un poco con lo que fue el siglo XIX para el piano o para el violín" dijo Bravo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres