Blogia
IMPULSO Estado de México || Sección Cultural

Zoon theatrykon: tu casa lleva tu nombre

Zoon theatrykon: tu casa lleva tu nombre

Un homenaje y el inicio de una historia; el Teatro Universitario de Cámara “Esvón Gamaliel” 

Por: Silvia Márquez / Toluca 

Suave y lento. De esa manera el viento agitaba la tela color verde sobre la puerta del Teatro Universitario de Cámara ante las voces de las personas que se arremolinaban a la entrada. En el interior las luces permanecían apagadas, el escenario ideal para la serie fotográfica de Jorge Ortega en la que se exploraban los recuerdos y aparecía el mismo rostro, el de Esvón Gamaliel.

La tela cayó minutos después de las seis de la tarde del pasado miércoles. Letras doradas se ordenaron frente a los ojos de todos en el homenaje post mortem y dejaron leer: “Teatro Universitario de Cámara. Esvón Gamaliel”.

Los aplausos, las lágrimas y el recorrido ritual de los espectadores a los asientos del teatro siguieron en el número. Las luces se encendieron. El blanco y negro de las fotografías, que llenaban las paredes del recién bautizado recinto, iluminó las puestas en escena, el desgarramiento, las pasiones.

Tres sillas en el escenario, dos músicos al costado y una estructura metálica cubierta de hiedra verde dieron la bienvenida a los sentidos.

“Sabemos quién es alguien cuando podemos medir el tamaño de su ausencia. Luis de Tavira”, fueron las palabras pronunciadas por Virginia Aguirre y que dieron inicio al recorrido dramático – musical a manera de homenaje al artista que supo darle significado al dolor de vivir.

Ya escribía Esvón Gamaliel, junto con Marcelino Castillo y Víctor Nava, que el “dolor-risa, amor-llanto, ilusión-desesperanza, razones de todos los días se destila ahí, en el espacio escénico, despertando en el espectador catárticos momentos de diversión liberadora, bajo cuyo efecto la realidad verdadera se descifra acendrada y sustantivamente”.

De repente fuimos testigos de ejercicios dramáticos por parte de Óscar Esqueda, Virginia Aguirre y Adalberto Téllez, del espacio vacío que simbólicamente ocupó Esvón durante el homenaje a su ausencia, de la luz jugando con los gestos, de la música a cargo del dúo Corazón Caliente

La realidad de la última escena fue recordada gracias a la pluma de Eugenio Núñez Ang, quien a través de las letras describió: “...la última escena no podía modificarse / sin alterar la anagnórisis / sin cancelar la catarsis / tú ya lo sabías: / escribir la carta / fade in a la música de fondo / la doliente voz de La Lupe / la vida es puro teaaaatro / y lentamente apurar ese momento después / dejar entrar la luz / y escuchar en off los gritos sordos de tus amigos / fin de la escena fin de la obra / tus propias palabras te retratan / como si fueras tú y no nosotros allí / en ese enorme retrato de familia / los que nos despedimos / porque al caer el telón todos morimos un poco”.

Al final la luz llenó todo el espacio; el actor, director escénico, escenógrafo, vestuarista, musicalizador, iluminador, dramaturgo, académico e investigador universitario revivió entre los aplausos en la fría Toluca, justo antes de que cayera el telón.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Harry Myhre -

Muy bueno Silvia! me gusto mucho!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres