Blogia
IMPULSO Estado de México || Sección Cultural

La ventana indiscreta

La ventana indiscreta

Everything is illuminated

Por: Eridania González Treviño

"Todo se ilumina a la luz del pasado"

Jonathan Safran Foer

Un lugar perdido en la memoria. Un lugar que antaño fue hermoso, fértil y próspero. Un lugar que no existe más. Un campo repleto de girasoles y en medio una pequeña cabaña y dentro de ella, Trachimbrod. Una búsqueda al final iluminada. Ésta es la historia de un hombre y un lugar. Jonathan Safran Foer, novelista en nuestro mundo y coleccionista en el ficcional, carga, desde muy pequeño, sus recuerdos en pequeñas bolsas de plástico, por temor a olvidar. Cada objeto coleccionado tiene su relato, un pasado que lo cubre de significado. Un día, Jonathan recibe una fotografía que lo induce a emprender su larga y rígida búsqueda.

Everything is illuminated

 (Todo está iluminado, 2005) es la sutil y detallada adaptación al cine de la novela del mismo nombre. La cinta respeta la estructura narrativa del texto. Construida como una ópera a partir de cinco capítulos significativos y recurrentes en el título, desde la obertura al comienzo de una búsqueda muy rígida hasta la iluminación. La película se desarrolla en ambientes cómodos a la vista, escenarios bucólicos, completamente abiertos, caminos largos y un lugar muy lejano y pequeño, un espacio simbólico sumergido en Ucrania, fundado en 1835 como territorio de los judíos, totalmente destruido en 1942.

A partir de una tierra real Trochinbrod, se evoca otra inventada, mítica, Trachimbrod, y se copia la historia para hablar, no del lugar, sino del hombre y su permanencia en la tierra o su temor de desaparecer de ella. Es una historia del pasado capaz de sostener el presente. Dos mundos antagónicos que se encuentran amistosamente y cuyo origen es el mismo. Un objeto que cerrará el ciclo de una vida. Una película para aquellos que piensan que el pasado debe ser guardado en un rincón lejano de la memoria.

Es la primera película de Liev Schreiber y la también primera novela del escritor estadounidense Jonathan Safran Foer en cuyo argumento, para mi gusto, lo menos relevante es la reminiscencia de la vida de un judío. La actividad de este personaje nombrado "El coleccionista" es lo que da la significación verdadera a la narración, en sí; es el objeto el que significa y al que no debemos perder de vista para comprender el sentimiento humano respecto a su propia existencia.

La búsqueda del origen y el conocimiento certero del pasado haría de los hombres entes superiores. La comprensión del objeto y el otorgamiento de significado implican la comprensión misma del interior del individuo. El objeto alcanza tal importancia que, por ejemplo, aunque Trachimbrod dejó de existir, digamos, en el mapa, el lugar se conservó por sus recuerdos. No aquellos contenidos en la memoria, sino, en objetos cargados de sentido que alertan a la memoria. Por manos de su última habitante, la existencia de Trachimbrod y sus habitantes se concentraron en múltiples cajas de cartón.

Los tres personajes que emprenden juntos la rígida búsqueda –Álex, narrador en off de la historia y autor ficticio de Everything is illuminated; El abuelo, personaje por demás enigmático, melancólico y doloroso, y Jonathan, el coleccionista– encontrarán en Trachimbrod la justificación de sus existencias.

Dos tipos de pasado son los motivos esenciales que activarán la historia. Uno es el desconocido, perteneciente a Jonathan, quien contempla la posibilidad de "el otro" que existe en diferente tiempo, lugar y espacio. El segundo, tormento de un viejo, es la negación del pasado y su inevitable reaparición. Ambos personajes serán liberados, Jonathan Safran al otorgar significado a sus objetos heredados, y el afligido viejo al reencontrase con su pasado y con aquel puñado de tierra que abandonó y creyó haber olvidado. De esta manera despierta de aquel ensueño que lo mantenía oscilante entre dos realidades.

En efecto, los objetos son importantes: camafeos, libros, cartas, hojas, fotografías, polvo… Todos, sin excepción, guardamos algo, por muy pequeño que sea, que nos sostiene visible o invisiblemente en este mundo. El objeto coleccionado se guarda siempre celosamente para confirmar nuestra existencia, nuestro arraigo material en la tierra, incluso después de la muerte. Nosotros existimos para el objeto, éste es el que eterniza porque permanece, el hombre sólo lo significa. Los guardamos "por si acaso alguien viene a buscarnos". "Everything is illuminated in the light of the past."

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Juan Carlos Chaparro -

Muy buen artículo, vi la película después de leerlo y me parece que tienen muy buena apreciaicón y crítica del filme
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres