Blogia
IMPULSO Estado de México || Sección Cultural

Una mirada plástica

Una mirada plástica

 

 

Últimos días para poder disfrutar de la exposición

Buda Guanyin: tesoros de la compasión

Por: Paul Achar

 

Después de disfrutar la subida hacia el castillo de Chapultepec en esta jungla de asfalto con árboles magistrales y el mismo bosque que van decorando el recorrido hasta llegar a la esperada muestra de Buda.

A través de la historia hay cuatro religiones que han dejado un surco en la misma y una de ellas es el budismo, una religión en la cual se enseña a morir desde el momento de que se tiene conciencia y busca la separación de la materia de nuestro pensamiento. Cuando escuchamos budismo nos imaginamos a los monjes del Tíbet, pero el budismo existe en gran numero en nuestro país

En Buda Guanyin: tesoros de la compasión, se exponen más de 200 objetos que nos dan una pequeña muestra sobe el budismo y la similitud en sus dioses, comparándolos con los de Asia y Oriente. Interesantes esculturas en cobre dorado, piedra y cerámica, pinturas y videos, por medio de los cuales se busca encontrar la armonía, la paz y el trascender en las fronteras de lo tangible, en los últimos años en el mundo occidental se ha incrementado mucho el numero de adeptos ya que en esta religión encuentran respuestas a las necesidades de paz, armonía, salud y por su puesto una visión diferente de lo intangible.

No es necesario saber algo de budismo para dejarse atrapar por lo maravilloso de las piezas exhibidas, es una gran oportunidad para ver por medio del trabajo de sus escultores como veían a sus deidades.

Es interesante la historia del demonio Mara y sus hijas acechando a Siddhartha mientras el continuaba en el camino hacia la iluminación alcanzando el Nirvana, cuenta la leyenda que Mara envió a sus hijas a enfrentar a Siddhartha y con arcos le lanzaban flechas de fuego que al acercarse a Buda este en calma y en estado contemplativo las flechas se transformaron en rosas frente a sus ojos ya que al solo contemplar esto el no permitió que las flechas produjeran ningún sentimiento como miedo o lo envalentonaran a responder como un soldado, al notar esto el demonio Mara envió a sus hermosas hijas a bailar eróticamente para seducir a Siddhartha, quien nuevamente solo las contemplo, él no sintió deseo por aquellos bellas mujeres con sus bailes eróticoss y seductores, pero tampoco sintió repulsión, únicamente las contempló y sus intentos seductores fracasaron provocando que aquellas bellas damas frente a los ojos de Siddhartha se derritieran.

Estoy seguro que si tomamos como valor este relato entenderemos mucho mejor como piensa el Buda lo cual significa despierto y nos remite a la conciencia de la iluminación.

La exposición esta dividida en tres secciones en la primera se presenta una introducción al budismo, que nos muestra sus orígenes sus principales dioses, en la segunda parte nos habla del budismo en China y se centra en el Buda Guayin que al terminar esta parte del recorrido algo que me pareció muy interesante la forma de compartir esta exposición haciéndonos parte de ella a través la instalación de un pequeño espacio de oración en el cual se puede meditar frente a una imagen escultórica de Buda lo cual se me hizo muy relevante porque sus colores nos recuerdan nuestro propio colorido, nos hace sentir en casa y nos invita ha sentarnos, la ultima sección de la exposición es el budismo Tibetano que finaliza con unos cilindros con inscripciones de mantras que al girarlos es como si lo repitieras en tu interior, una excelente forma de finalizar la muestra haciendo te parte de ella.

Es muy importante saber que las esculturas como las imágenes fueron creadas para meditar, sus budas son ejemplos a seguir no dioses que adorar.

BUDA un dios viviente quien a diferencia de Jesús Cristo él no consideraba a su propia existencia divina e incluso dudaba de lo que se le conoce como milagros.

Las esculturas que se presentan son muy similares unas ha otras, en su mayoría tienen las mismas posturas y las posiciones de las manos o mudras nos invitan a la meditación, con largos brazos que refieren a su generosidad y múltiples cabezas que nos remontan a sus reencarnaciones.

Otra parte que me pareció muy interesante fue una sección donde la mayoría de los espectadores se detenían y practicaban con gran interés los mudras que con la imagen de las manos de un monje nos lleva ha repetir y sentir cada una de ellas.

Que les puedo decir el budismo es una disciplina espiritual encaminada a purificar y transformar la mente, su finalidad es extinguir el sufrimiento que se origina al no entender las causas del dolor y sus consecuencias.

Hay ocho caminos para desintegrar al sufrimiento

1 Visión correcta: Reconocer las cosas tal como son.

2 Motivación correcta: Eliminar el deseo por convicción interna.

3 Palabra correcta: Hablar lo justo, pues lo que se dice puede dañar a otros.

4 Comportamiento correcto: no matar, mentir, robar, cometer adulterio, ni consumir cualquier sustancia que altere la mente.

5 Forma de vida correcta: Realizar actividades que no perjudiquen a nadie.

6 Esfuerzo correcto: practicar la generosidad, la humildad, paciencia, perseverancia, honradez, estabilidad mental, buena voluntad, altruismo y el conocimiento del ser.

7 Atención Correcta: Conocer formar y liberar la mente.

8 Meditación correcta: Cultivar el entendimiento de la vacuidad, es decir, que nada existe de manera autómata ni permanente.

Ya con estas reflexiones no me queda mas que invitarlos a que no se pierdan la oportunidad de visitar esta muestra que se retira el 25 de este mes así que no esperen más porque después será muy tarde y pasaran muchos años para que una exposición como esta se repita en nuestro país.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres