Blogia
IMPULSO Estado de México || Sección Cultural

Una mirada plástica

Una mirada plástica

 

Los arcos del bicentenario

Por: Paul Achar

 

Dentro de los festejos del bicentenario de Independencia y el centenario de la Revolución Mexicana, se unieron grandes artistas en la sala de exposiciones del Banco de México. Escultores y pintores desarrollaron arcos que nos llevan de la mano para recordar a esos grandes hombres que nos liberaron del yugo que ejercía sobre nosotros la corona española.

El taller de escultura del Maestro Barreiro hecha a volar la imaginación y se adelanta a los festejos del bicentenario con esculturas de pequeño formato que con gran maestría nos dejan ver, como con su propio estilo, componen arcos muy simples que proponen la importancia de recordar los héroes que nos dieron patria.

Me da mucha tristeza ver que el 16 de septiembre todos gritan, se emborrachan y andan muy felices por nuestra Independencia; pero cuantos entienden qué quiere decir Independencia, entonces me pregunto ¿somos independientes?

Realmente nadie del exterior "nos gobierna", somos un país libre y soberano tal como nos dicen, pero eso qué importa; lo importante es que ese día es libre, así que a prepararnos unos buenos tequilas para ser bien nacionalista sin saber realmente quiénes estuvieron detrás de nuestra Independencia.

Por si no nos acordamos, hace muchos años empezaron a conspirar (bueno a realizarse reuniones para planear la Independencia). Siempre hay espías, ellos le pasaron el chisme a los españoles de que en las juntas asistían criollos (hijos de españoles nacidos en América), los cuales tenían muchas posibilidades de asumir el gobierno y deseaban la libertad.

Las juntas se disfrazaban como "Academia Literaria" y eran realizadas en la casa del Corregidor Miguel Domínguez y de su esposa Josefa Ortíz de Domínguez. Participaron en ellas Ignacio Allende, y el cura Don Miguel Hidalgo y Costilla, quien fue muy popular entre los más necesitados.

Hidalgo organizaría el movimiento popular y Allende junto con Aldama serían las cabezas del ejército insurgente. Este movimiento debería estallar el 1º de diciembre de 1810 para así dar inicio a la Independencia. No pudo ser así porque fueron descubiertos por el virrey Francisco Venegas. El mensajero de la corregidora y el capitán Aldama llegaron al pueblo de Dolores en la madrugada del 16 de septiembre de 1810, y le avisaron a Don Miguel Hidalgo y Costilla e Ignacio Allende que la conspiración había sido descubierta. Entonces Hidalgo exclamó: "Caballeros, estamos perdidos. Aquí no hay más remedio que ir a coger gachupines". Sacaron a los presos de la cárcel y metieron en su lugar a todos los españoles que vivían en Dolores.

 

Después de armar a 10 hombres se dirigieron a la cárcel para libertar a los presos, reuniendo hasta 80 personas. Ese domingo llamó a misa más temprano que de costumbre. Hidalgo habló a los que fueron a la celebración incitándolos a levantarse en armas para derrocar al mal gobierno y esperar un mejor porvenir.

Se preguntarán ¿y la exposición? Bueno, a mí me pareció muy interesante aún cuando no me gustó la museografía porque algunas de las piezas estaban muy bajas y costaba trabajo lograr un buen contacto visual, ¡o si se ve muy bien como instalación!

No entiendo muy bien quién tiene que ser el protagonista de la exposición, si el museógrafo o la obra. En esta ocasión así parece; luce la exposición como conjunto, pero individualmente no porque la iluminación tampoco ayudó. Hay muchas piezas de una extraordinaria factura que invitan a reflexionar, como una en la que el espectador se puede ver adentro del arco, dando la posibilidad de ser parte de la escultura. Por otra parte está el arco de la inquisición, una obra roja que simboliza la sangre que cayó de esos humanos por el simple hecho de pensar diferente. El arco del equilibrio muestra cuatro brazos que, con una actitud de triunfo, sostienen a otros cuatro pero en sentido inverso creando la visión de arriba y de abajo, los eslabones del triunfo. Es una pieza que nos invita a pensar cuáles son esos eslabones y a que triunfo se refiere el autor. Es muy interesante cómo esa pieza nos recuerda que el trabajo en equipo es fundamental para la construcción de cualquier objetivo; el ser humano es un ser sociable por su naturaleza misma y esa cadena de unión es la que nos lleva al triunfo.

Podríamos buscar una reflexión en cada una de las piezas pero los invito a que ustedes la encuentren, visiten esta exposición y nútranse con el espíritu de estos maravillosos maestros.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres