Blogia
IMPULSO Estado de México || Sección Cultural

Silencios estereofónicos

Silencios estereofónicos

Los dulces y exitosos cantos musicales de Zucchero Fornaciari, dedicados a Luciano Pavarotti

Por: Félix Morriña

De entrada si te disgusta la balada romántica italiana, Adelmo "Zucchero" Fornaciari seguramente no estará en tu fonoteca, de lo contrario compartirás la musicalidad de sus trabajos sonoros con los melómanos más allegados y tratarás de persuadir en las fiestas a que se pongan alguna rola de este cantautor ítalo entrada la madrugada, justo cuando todos están melosos y con ganas de interactuar más allá de las manos.

Para muchos exigentes melómanos cuarentones y más allá, la música y letras de Zucchero son la regular emulación del maestro Joe Cocker en su mejor momento, es decir, el rockero, siempre y cuando Zucchero no se ponga muy fresón. Si tomamos en cuenta que el maestro Joe Cocker es más conocido a nivel mundial por los magníficos covers que ha interpretado a lo largo de su vida, entonces, Zucchero no tiene de qué preocuparse.

Es más, a Zucchero no le disgusta que lo pongan a la altura de Joe "Cover", perdón Cocker, ya que ambos han aportado a la música varios granos de arena y varias rolas éxito que han hecho estremecer a los exigentes y recalcitrantes escuchas y críticos musicales.

Este interlocutor ha tenido la oportunidad de apreciar prácticamente todas las veces que Zucchero ha estado en México y la verdad, ninguna me ha dejado insatisfecho, primera porque los discos de Mister Fornaciari están plenamente bien estructurados, son equilibrados musical y líricamente y los músicos que le acompañan provienen de las más grandes escuelas italianas y de varias partes del orbe.

Segundo, porque los conciertos de Zucchero van más allá de escuchar simplemente las rolas que comprenden un amplio y completo recorrido de su trayectoria. No necesita hacer performances, ni utilizar parafernalias extravagantes; son grandes, sencillamente porque su nivel interpretativo es de los grandes cantantes que superan al rockero común. Zucchero respeta tanto al bel canto, como cualquiera que ama y respeta a la música.

Zucchero amaba tanto a Pavarotti, como un italiano a su selección nacional, como el glotón a las pastas, como el melómano a la buena música, así que no está demás decir que el disco que hoy nos ocupa está dedicado a Luciano Pavarotti. Se trata de "Sugar All The Best" de Zucchero Fornaciari, un álbum de 18 exquisitas canciones con lo más delicado de las composiciones de este gran representante del rock pop del país de la bota.

De entre las 18 canciones, se destacan por su alto nivel de composición tanto en italiano como en inglés ‘Senza Una Donna’, ‘Everybody Got To Learn Sometime’, ‘Bacco Perbacco’, ‘Blue’, ‘Diavolo In Me’ (cantada en su mayor parte en buen español), ‘Cosí Celeste’, ‘You Are So Beautiful’ y por supuesto ‘Miserere’, interpretada con su entrañable amigo Luciano Pavarotti.

Y ya que hablamos de esa pieza, déjenme contarles que fue en octubre de 1992 cuando salió al mercado discográfico el disco "Miserere", editado en inglés e italiano. La canción que da nombre al título es la que grabó con Pavarotti y la versión en inglés la tradujo del italiano el cantante de U2, Bono.

No queda más que recomendar este disco del cincuentón cantautor de la zona de la Toscana italiana editado por Universal Music en México: "Sugar All The Best" de Zucchero.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres