Blogia
IMPULSO Estado de México || Sección Cultural

SILENCIOS ESTEREOFÓNICOS

Roger Waters y The Who o cuando la tercera edad del rock goza de buena salud

Por: Félix Morriña

Durante el mes de marzo de este 2007, la cascada de conciertos masivos se dejará venir a la capital del país, por lo que todo melómano que esté interesado en ponerse al día y estar inmerso en la historia musical que se escribirá con los conciertos de los británicos Roger Waters y The Who, deberá juntar o pedir prestado entre tres mil y seis mil pesos (sino es que más) para cubrir los gastos del boletaje y de los excesos, como de los souvenirs de la ocasión.

Cabe mencionarles que la primera visita de Roger Waters a México (si la memoria no me falla se registró en el 2004) fue para presentar el contenido de su obra maestra "The Wall" dentro de la gira "In The Flesh" que pisó el escenario del Foro Sol y en esta segunda ocasión en ese mismo lugar, pero el martes 6 de marzo, el otrora líder de Pink Floyd interpretará el contenido de otra de las obras maestras de la música contemporánea: "The Dark Side Of The Moon".

Durante la primera visita de Roger Waters el sonido fue impecable, trajo la parafernalia necesaria para hacer de esa primera visita un concierto memorable. En aquella ocasión traía como músicos de acompañamiento al guitarrista y vocalista Andy Fairweather Low; al seis cuerdas Chester Kamen; al también guitarro Snowy White; como tecladista a su hijo Harry Waters; en los otros teclados a Andy Wallace; al baterista Gram Broad; al saxofonista Norbert Stachel y en los coros a Katie Kissoon, PP. Arnold y Linda Lewis. Todos maestrazos en sus respectivos puestos.

Paras esta segunda visita oficial, los organizadores del concierto no han confirmado si Waters trae al mismo equipo que le acompañó en el pasado concierto, pero de lo que sí estamos seguros es que Roger traerá más músicos del mismo o mejor nivel que la gira pasada, toda vez que él cambia de músicos como de calcetines para generar un sonido único en cada presentación.

Es tan exigente el compositor inglés que apenas pasa una mosca ante sus ojos y el sonido que emita éste puede transportarlo inmediatamente a un lugar inesperado, como también puede irritarlo al grado de ponerse paranoico o tremendamente "violento".

A estas alturas del partido, no creo necesario explicarles vida y obra de un personaje que para muchos les cambió la vida, a otros la manera de pensar y ver al mundo y al resto, como mínimo, les permitió saberse en el universo creativo sonoro de la mayor calidad existente. Hay un antes y después del genio creativo de Roger Waters, como de muchas otras bandas o cantautores de gran nivel.

Roger Waters fue la pieza clave en la concepción, desarrollo y consolidación de "The Wall", tanto en disco como en la película y fue parte integral en la realización de "The Dark Side Of The Moon", el tercer disco más vendido en la historia del rock. Este material será interpretado el próximo martes 6 de marzo en su totalidad en el Foro Sol de la Ciudad de México.

La gira de mister Waters por nuestro país incluye un recital en Monterrey, el viernes 2 de marzo, y el 4 del mismo mes en Guadalajara, para terminar en el Foro Sol, el martes de la segunda semana de marzo.

El concierto de Roger Waters estará dividido en dos partes, la primera dura aproximadamente una hora con 15 minutos y ofrece un recorrido sonoro por los discos de Pink Floyd del periodo de "Animals", "The Wall", "Wish You Were Here" y "The Final Cut", como también estará integrado por piezas de su etapa solista con los discos "Amused To Death" y "The Pros And Cons Of Hitch Kiking".

Luego de un intermedio de 15 minutos, como en los partidos de fútbol, la segunda mitad del concierto Roger Waters iniciará el recorrido completo con los 10 temas que componen "The Dark Side Of The Moon": "Speak To Me", "Breathe", "On The Run", "Time-Breathe", "The Great Gig In The Sky", "Money", "Us And Them", "Any Colour You Like", "Brain Damage" y "Eclipse".

Como recordarán "The Dark Side Of The Moon" es el noveno disco de Pink Floyd y fue lanzado al mercado en 1973 y desde ese momento no ha dejado de estar en las principales listas de álbumes más vendidos y posicionados en el mundo. El título original impuesto pro Roger Waters era "Eclipse (A Piece For Assorted Lunatics)" o lo que es lo mismo a "Eclipse (Una pieza para lunáticos variados)".

El título final de "El lado oscuro de la Luna" lo retomaron de un disco de una banda folck llamada Medicine Head, que tenía un álbum con ese nombre, pero no tuvieron éxito y Pink Floyd se agandalló el título y les benefició de manera inconcebible. No tuvieron problemas con Medicine Head, al grado de que para muchos melómanos y críticos musicales el título del álbum siempre le perteneció a Pink Floyd.

Según datos de los biógrafos de Pink Floyd, la música y letra de todas las canciones de "The Dark Side Of The Moon" fueron escritas, en su mayoría por Roger Waters, en un periodo de siete semanas, mientras la agrupación preparaba una gira. El disco resultó ser conceptual con una unidad perfecta en cada canción.

La temática abordada en el álbum trata sobre la locura del hombre moderno, tal vez inspirado en lo que le estaba pasando al fundador de Pink Floyd, Syd Barret, quien pasaba por una etapa sórdida y a punto de la esquizofrenia total. Es considerado el mejor disco del grupo ,y el verdaderamente experimental de todos los compuestos a lo largo de su trayectoria.

Cualquiera de los conciertos al que asista el lector, tendrá la oportunidad de presenciar uno de los mejores conciertos del presente año y ojalá le ayude a ser mejor humano en todos los sentidos.

 

The Who, la historia musical ante nuestros ojos

Si alguien me hubiera dicho al inicio del presente siglo que la verdadera banda de rock en todos los sentidos y de todos los tiempos iba a estar en México, lo más seguro es que le hubiera contestado que ese deseo sería reprimido de nuevo y esa ilusión plañidera jamás se concretaría.

Debo confesar que aún tengo mis dudas sobre si los tipos que suban al escenario del Foro Sol de la urbe más desorganizada y poblada del mundo, el próximo 17 de marzo, serán los integrantes de The Who, en específico el cantante Roger Daltrey y el guitarrista Pete Townshend, porque pienso que pudiera tratarse de una farsa tecnologizada o de un concierto masivo con tintes macabros, muy al estilo de películas de terror alemanas, donde los muertos vivos hacen locuras.

Será prácticamente un ensueño, un fenómeno y un acto de civilidad con personas de la tercera edad lo que sucederá ese sábado de marzo después de las 20 horas en un foro al que le caben 60 mil almas perdidas. Para muchos veinteañeros ese lugar se convertirá en el asilo al aire libre más grande del mundo, mientras que para otros será el encuentro con la historia sonora del siglo XX.

Tanto se ha hablado de ese concierto, como de la gira en turno que a uno le hace pensar que The Who está en su mejor momento y en la mejor condición física que muchas bandas con una década de trayectoria, porque Daltrey como Townshed rebasan por mucho la edad de muchos padres de familia y están más cerca de encontrarse con los abuelos en el panteón que de las listas de popularidad.

Lo cierto es que la tercera edad del rock goza de cabal salud y enseña a sus contemporáneos a vivir de la mejor manera posible. Ellos, han enseñado a los sobrevivientes de la generación de los años sesenta que todavía tienen mucho qué decir y mucho qué hacer. Incluso, muchas bandas como Pearl Jam se deben a The Who, ya sea por su sonido y por su actitud-aptitud o por la manera en que se mantienen en el mercado y en el gusto generacional.

Todavía recuerdo que entre 1979 y 1982 mis tutores, primos mayores y pandilla del barrio (más grande en edad a la mía) ponían a todo volumen en el altavoz de la consola-rocola el disco de vinil de The Who "Tommy", esa maravillosa primera exitosa ópera rock, que me enseñó lo que era el género en su sentido más puro.

Recuerdo que ellos, mis guías juveniles, sentían posesionarse de un espíritu benigno (maligno para sus padres) cuando Pete, Roger, el entonces bajista John Entwistle y el genio tras la batería Keith Moon, tocaban extasiados "Pinball Wizard" y las rolas "My Generation", "The Kids Alright", "I Don’t Mind" (de James Brown) y "Who Are You", todas ellas de distintos discos y momentos creativos del cuarteto nacido en Londres, Inglaterra en 1963.

Como muchos saben, el genio creativo en The Who siempre ha sido Pete Townshend, ya que es el principal guía de los álbumes conceptuales "Tommy" y "Quadrophenia", así como de la preparación de los conciertos masivos. Muchos saben que The Who ha sido considerada la mejor banda en vivo del mundo.

Como todos saben, solo Pete y Roger son los únicos integrantes originales de The Who, ya que Keith Moon murió de una sobredosis de pastillas en 1978 y el bajista John Entwistle falleció por una afección en el hígado en el 2002. Ambos han sido reemplazados por varios músicos (entre ellos el baterista Kenney Jones y el bajista Pino Palladino) para cumplir compromisos previamente pactados.

Para la presente gira de The Who que visita México por vez primera en su historia, Pete y Roger se harán acompañar de Pino Palladino en el bajo, de Zak Starkey en la batería (él es hijo de otro reconocido baterista, otrora integrante de The Beatles, Ringo) y los tecladistas Simon Townshend (familiar de Pete que también canta) y John "Rabbit" Bundrick.

El motivo de la gira de The Who es la presentación de su reciente disco conceptual titulado "Endless Wire", la cual incluye una mini ópera llamada "Wire And Glass". "Endless Wire" es el sucesor de "It’s Hard", disco que salió en 1982. Desde entonces The Who no se había metido al estudio de grabación, pero se había presentado de manera ocasional en distintos foros y festivales.

Este disco está integrado por las rolas "Fragments", "A Man In A Purple Dress", "Mike Post Theme", "In The Ether", "Black Widow’s Eyes", "Two Thousand Years", "God Speaks Of Marty Robbins", "It’s Not Enough" y "You Stand By Me".

La mini ópera "Wire And Glass" está compuesta por 12 temas: "Sound Round", "Pick Up The Peace", "Unholy Trinity", "Trilby’s Piano", "Endless Wire", "Fragments Of Fragments", "We Got A Hit", "They Made My Dream Come True", "Mirror Door", "Tea & Theathe", "We Got A Hit" en version larga y la version extendida de "Endless Wire".

Para los muy clavados existen en el mercado dos ediciones, la primera con los temas antes mencionados y la segunda con un disco extra que contiene siete canciones grabadas en vivo el 17 de Julio del año pasado en el Vienne Amphitheatre de Francia.

Señores, si después de esto piensan que hay otras bandas genuinas de rock, por favor hágamelo saber para hablar de ellas, si no, les recomiendo que hagan el esfuerzo para ocupar un lugar en el Foro Sol para ver tanto a Roger Waters como a The Who. Mucha suerte y allá nos vemos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres