Blogia
IMPULSO Estado de México || Sección Cultural

Escaramuza

Escaramuza

El Carnaval de los buitres y sus 7 Pecados Capitales

Por: Polo Castellanos

Impuesto al Valor Agregado IVA, Impuesto Sobre la Renta ISR, Impuesto Empresarial a Tasa Única IETU, Tenencia, Predial, Agua y Gasolina. No cumplirlos, es incurrir en una pena capital y ¡cuidado! Porque puede ser usted excomulgado en este país. Las penas: Tres Aves Marías, unos añitos en la cárcel y una abundante suma de dinero que tendrá que sacar debajo de las piedras. Si usted pertenece a los ochenta millones de mexicanos que viven en la pobreza, pues ya se chingó.

Promovida por el Ejecutivo (quién si no), apenas el 1 de enero entró en vigor un nuevo pecado capital: el IETU. Con 6 pecados capitales los mexicanos ya teníamos el agua hasta el cuello y nos la llevábamos haciendo malabares para mantenernos a flote, pero el último vuelo de los buitres va acabar por ahogarnos. Gane lo que gane un mexicano, tendrá que pagar al parejo el "módico" porcentaje del 16.5% este año, 17% el que sigue y 17.5% los siguientes, como si así no se fuera a sentir tanto. Y si usted anda por el extranjero, también pagará; y si usted hace depósitos bancarios en efectivo, arriba de 25 mil, también; y si usted se distrae… también. "A bailar todo el mundo que estamos de Carnaval".

Ya de por sí es un Vía Crucis estar al corriente con la burocracia de los usureros del Sistema de Administración Tributaria SAT, con este nuevo impuesto, henchido de trampas y recursos para robarle sus míseros ahorritos a los mexicanos, viviremos haciendo trámites para estar en paz con los mercachifles de la Secretaría de Hacienda. 

De la recaudación de este nuevo robo calificado, claro está que ni un sólo peso va a dar a la cultura. No importa que ésta, según un estudio de la Sociedad de Autores y Compositores de México, nada más de lo que corresponde a la industria que protegen los derechos de autor, genera más del 7% del Producto Interno Bruto. Tan sólo en 1998, generó 1.5 veces más que el sector agropecuario (eso no es nada nuevo, hasta la señora de las quesadillas produce más que este sector), 1.7 veces más que la industria de la construcción, el doble de las telecomunicaciones y 5 veces más que las remesas internacionales. Y los buitres, ¡felices!: "Dineros, dineros". 

Y aquí, la cultura va para atrás (para variar) y a los artistas nos quieren desaparecer. Según Conaculta y Bellas artes, presentaron sus lineamientos de cultura basados en "las propuestas de artistas y creadores" con los que "consensuaron" los mediocres programas culturales para el resto del sexenio. Habrán sido sus paleros o los artistas del macramé y las damas de la Vela Perpetua, porque ni las sociedades autorales de este país, ni los artistas y  creadores estuvieron presentes. Demostrando una vez más la clara política de discrecionalidad y segregación hacia los sectores culturales que generan recursos para este país.

Políticas perversas, impulsadas desde los Pinos y que ponen en riesgo la identidad y la historia de una nación y que se contradicen a lo suscrito ante la Organización de Naciones Unidas en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. 

En México, ya sabemos cual es la precaria situación de los artistas, creadores y las industrias culturales. Es uno de los sectores que más produce y es uno de los que más paga impuestos y servicios: agua, luz, gas, los que tienen auto o moto, tenencia y gasolina, seguridad social, médicos, etcétera, materiales para desarrollar su trabajo; predial; renta; si tienen hijos… ¡ufff!; ISR; IVA. Y ahora, IETU. A su vez y para vergüenza de todos, también es uno de los sectores que menos recursos y apoyos recibe. 

¡Ah, pero claro! Los buitres no son bueyes, son buitres y entre otros, quedan exentos del nuevo impuesto: La Federación, Entidades Federativas, Municipios y partidos políticos (que casualidad). Así que si usted no sabe porque tenemos un nuevo impuesto, pregúntele a su buitre favorito, perdón, quise decir a su diputado federal, por qué aprobaron la Reforma Fiscal sin consultarlo a usted. Por qué nuestros diputados diletantes sólo atienden a sus intereses políticos y partidistas y no los de la Nación. 

Y luego se espantan de que la gente se salga a la calle a protestar, "que nacos"; o que la delincuencia crece; o que vuelen por los cielos los ductos de PEMEX, "son terroristas"; o que los campesinos abandonen sus tierras para ir a que los exploten y los maten en Estados Unidos; o que al narcotráfico cada vez le sea más fácil reclutar "camellos"; o que cada vez existan más grupos armados; o que la delincuencia organizada tenga cada día más reclutas; o que los artistas se mueran de hambre, "eso es normal". 

Y mientras el Carnaval de los buitres siga en la comparsa, Siete Pecados Capitales no son una invitación ha ser "más responsables", ni a "entrar en la reflexión" sobre el "México unido que queremos", sino una invitación abierta a la sublevación y a una revolución social. 

Comentarios: polocastellanos@gmail.com

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres