Blogia
IMPULSO Estado de México || Sección Cultural

Una mirada plástica

Una mirada plástica

 

 

 

 

La magia de Germán Venegas. Cabalgando el tigre 1983-2008

Por: Paul Achar

Con una muestra retrospectiva muy interesante del maestro Germán Venegas, se ve el esfuerzo realizado por el Museo de Arte Moderno, de la Ciudad de México por atraer una generosa exposición con extraordinaria museografía temática realizada por Patricia Sloane.

Conformada tanto por las piezas más relevantes del maestro, provenientes del propio taller del artista, así como de préstamos de colecciones particulares, y de museos privados y públicos del país, la muestra nos lleva al través de nueve ciclos fundamentales de su producción artística a lo largo de los últimos 25 años.

Las obras nos enseñan como, sin importar el soporte, el material logra reafirmar ese vínculo que crea entre lenguajes y técnicas completamente diferentes, dejándonos ver que lo importante es la idea sin importar en que material se desarrolle y que cuando uno tiene el don, simplemente lo demuestra como lo hace Venegas.

El artista abre un camino desde la monocromía hasta el alto contraste, desde trazos suaves hasta aquellos que surgen con la fuerza de nuestro interior dejando ver la fuerza creadora.

 

Muerte, mitología, magia, filosofía y renacimiento son los principales elementos que abren el dialogo en una exposición que realmente hace vibrar, viajar, soñar; que abre con un proverbio chino que dice: "La mejor manera de evitar que un tigre te devore es montarte sobre él".

Según la curadora invitada, Patricia Sloane, ésta parábola se refiere no sólo al ejercicio retro-prospectivo de la muestra de Germán Venegas, sino una reflexión sobre la continuidad y la vigencia de un grupo de artistas surgidos en la década de los ochenta en México, cuya obra ha sido silenciada de la mirada pública a partir de su desplazamiento mediático en razón de un mercado cada vez más globalifílico y voraz.

La tenacidad y la perseverancia implacables de Germán Venegas y su fidelidad a los lenguajes que le son propios, son causa para re-dibujar su carrera en beneficio de los públicos que todavía desconocen su obra, su incansable energía y su altísima capacidad de riesgo.

En lo personal, una de las salas de la exposición me cautivó e invitó a dar un viaje hacia la mitología donde los ritos dionisiacos son develados con maestría, haciéndonos parte de ese festejo donde se ve como se devoran a un fauno después de ser sacrificado. Una serie que Venegas maneja en tres tiempos y en tres formatos que se encuentran contando una historia a partir de una obra del gran maestro Tiziano.

 

Otra de las salas que más me impresionó es una donde cuerpos fragmentados, máscaras, lazos y metales daban vida ha una composición que nos transporta en el tiempo y crea un universo donde el tiempo se detiene para recordarnos nuestras raíces mezclándolas con las africanas para darle un orden al caos.

 

Otra de las salas no menos interesante es en donde se mezcla nuestra cultura con el budismo. A través de trazos fuertes, el artista deja sentir su inclinación por la historia de las culturas milenarias mezclándolas con su corazón mexicano que, aún cuando quiere dar su posición del budismo, no rompe sus raíces sino las fusiona dándole vida a una nueva historia vista desde los ojos de este gran maestro.

 

Sólo me queda hacer una cordial invitación a una de las mejores exposiciones que se han presentado en los últimos tiempos. Estoy seguro que está mejor que las Olimpiadas. Aquí se ve con claridad el triunfo de México sobre el arte contemporáneo y nos demuestra que estamos a la vanguardia; que aún con pocos apoyos seguimos destacando como lo hace Germán Venegas con su trabajo.

La exposición estará abierta hasta el 9 de noviembre. El Museo de Arte Moderno se ubica en Reforma y Gandhi s/n. Bosque de Chapultepec, Distrito Federal.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres