Blogia
IMPULSO Estado de México || Sección Cultural

El universo intimista de Eblen Macari

El concierto del pasado miércoles en la Felipe Villanueva dejó ver a músicos comprometidos con el estudio y difusión de sonidos étnicos en fusión con la música contemporánea

Silvia Márquez / Toluca

El sonido del argul egipcio abrió el universo sonoro, que la noche del miércoles, ofreció el Trío Eblen Macari en la Sala "Felipe Villanueva" de esta ciudad.

La combinación de la guitarra de 6 y 8 cuerdas con diversos instrumentos de aliento y el djembé en las percusiones, lograron en poco menos de una hora recrear un viaje por diversas partes del mundo gracias a la experiencia auditiva de músicos comprometidos con el estudio y difusión de sonidos étnicos en fusión con la música contemporánea.

En el escenario, sólo bastó la presencia del guitarrista y compositor Eblen Macari, el multiinstrumentista Jesús Cuevas y el percusionista Eblen Macari Martínez para dar paso a la música contemporánea, la tradición mexicana y la herencia de Medio Oriente.

Un programa integrado por 10 piezas permitió abrir la puerta a selvas multisonoras de la denominada "world music", que en palabras de Macari es más bien una "necesidad de los grupos actuales de refrescar la música".

El regreso a la exploración de lenguajes milenarios permite que confluyan en un solo proyecto musical ritmos árabes, hindúes y latinoamericanos; música asiática de China y Tailandia; composiciones bretonas y celtas con tintes de jazz. Como explicó Eblen Macari al finalizar el concierto "para mí la música siempre ha sido una cuestión de estar buscando por todos lados, no es que haga pastiches. Con este proyecto de juntar músicas tengo ya 20 años".

Y aunque el compositor reconoce que la fusión musical "es algo que se da en todo el mundo", también está convencido que este proyecto se trata de un estudio riguroso de las capacidades de cada instrumento.

Durante la velada pudimos ser partícipes de las voces encerradas en el argul egipcio, el duduk armenio, el khen tailandés, el ditzi chino, la gaita gallega, el ney árabe, la guitarra de 8 cuerdas (construida especialmente para Eblen) y el djembé. Y aunque el resultado es interesante, la unión de estos instrumentos "no es fácil porque corresponden a tradiciones muy específicas y tenemos que ensamblarlos a una tradición occidental".

Uno de los momentos más especiales de la noche fue la interpretación de "Costa Fenicia", composición dedicada a los niños que murieron en la guerra del Líbano. Eblen, recordando su ascendencia libanesa, explicó que esta pieza "no la hice en un estilo árabe, sino en una cuestión de conexión mental". Para el músico este "ha sido un verano terrible porque mi familia es libanesa, porque soy un enamorado del Líbano y porque conozco a la gente que vive ahí".

"Armónicos y canción bretona" fue el número en el que Jesús Cuevas y Eblen Macari mostraron a los asistentes un amplio dominio de las voces tibetanas.

Al cerrar con "Bucimis" de la tradición búlgara, el trío dejó abierta la posibilidad de reencontrarse con el público mexiquense en el próximo "Festival de las Almas".

Definido por el guitarrista como "un concierto muy delicado y con muchos matices", el que escuchamos el miércoles fue una invitación a aventurarse en nuevas experiencias en la música del mundo. "Ya no es una música elitista, estamos interesados en hacer una música que pueda tener repercusión en diversos públicos".

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres